A la sombra de la pérgola, entre aromas de lirio y anémona, bajo el humo embriagador de la cachimba y el sabor del té-canela helado, la tarde se embriaga de bochorno y vértigo y David tiene la tentación de sentir las gotas corriendo por su cuerpo.

 

Un reportaje de Salas